La isla de Mallorca ofrece numerosos destinos llenos de belleza y encanto, donde el viajero deleitarse de los numerosos placeres que ofrece. Rodeada por el mar mediterráneo y con un clima perfecto, Mallorca es considerada uno de los mejores destinos tanto a nivel nacional e internacional provocando que mucha gente llegue a la isla buscando playas y un hotel en Mallorca.

En la parte occidental de la isla de Mallorca, se sitúa la localidad de Valdemossa. Según los historiadores, este pueblo situado en la comarca de la sierra de Tramontana tiene su origen en las alquerías fundadas por los nobles en sus tierras. Entre sus características principales, que la dotan de encanto, es posible encontrar calles empinadas y estrechas. Entre los más memorables visitantes que han visitado la localidad, se encuentra el artista de música clásica Chopin, donde escribió algunas de sus obras utilizando la inspiración que ofrecía esta hermosa isla.

Qué visitar en el puerto de Valdemossa

A través de un camino sinuoso, es posible encontrar el puerto de Valdemossa , situado entre la Sierra de Tramontana y el mar mediterráneo. En este lugar se encuentra un idílico asentamiento de marineros, de gran belleza visual para los turistas que lo visitan. Cabe destacar que hoy en día la mayoría de casas se han convertido en lugares de veraneo, dejando de lado la cultura marinera que antiguamente asentaba en este lugar.

Valle de Sa Marina

Desde el camino de llegada, es posible visualizar este maravilloso entorno de valle. Durante la época de lluvias, el espectáculo de caídas de aguas que se produce en sus pendientes, da lugar a pintorescas cascadas.

Se encuentra a una distancia de 6 km de la ciudad, permitiendo disfrutar de la tranquilidad que ofrece en comparación con otras playas de la zona, las cuales están siempre más concurridas. Este lugar está aconsejado para aquellas personas amantes de la naturaleza y de los deportes de montaña como el senderismo en Mallorca, la escalada o incluso el buceo. Con respecto al puerto, destacar que se trata de un lugar idóneo para el deleite de los sabores del mar.

puerto de valdemossa

 

La playa del puerto de Valdemossa

La playa que se encuentra en este lugar, está rodeada de encanto, desde las barcas que adornan su recorrido hasta su embarcadero. La playa es de piedras a diferencia de la típica playa de arena, destacando su fresca y cristalinas aguas que la bañan.

No se trata de un lugar concurrido debido a su difícil acceso, convirtiéndose en sitio perfecto para la tranquilidad y la meditación. Su localización lo convierte en un lugar maravilloso para desconectar del agotador ritmo de vida, que tantos problemas de estrés produce en la sociedad de hoy en día.

 

Degustar un rico plato mediterráneo

En el puerto de Valdemossa se encuentra el restaurante Es Port , uno de los mejores restaurantes de Mallorca. Se trata de un lugar idílico y apartado, donde disfrutar de unas buenas degustaciones. Se trata del único restaurante del puerto, encontrando entre sus especialidades la paella. Sus clientes destacan sus precios bastantes competitivos y el trato amable a los clientes, obteniendo muy buenas recomendaciones.

 

Mirador de Son Olesa

Para llegar a este hermoso mirador, es necesario realizar una ruta a pie mediante la cual es posible observar toda la naturaleza que rodea esta localidad. Para alcanzar el mirador, es necesario realizar la ruta de Son Olesa, la cual se caracteriza por ser en su mayoría empedrada, realizándose en unos 90 minutos de caminata. A través del mirador, existe la posibilidad de bajar hasta el hermoso puerto de Valdemossa.

 

Qué ver en la ciudad de Valdemossa

Cerca del puerto de Valdemossa, se encuentra la localidad de Valdemossa. Esta ciudad de gran belleza, se trata de un destino necesario de visitar cuando se acude al puerto, debido a los numerosos lugares y monumentos que ofrece al visitante foráneo.

 

Monasterio de Real Cartuja

Uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad, donde cuentan con una amplia exposición y archivo de objetos de los monjes cartujanos. La iglesia se mantiene inalterada, permitiendo ser vista por el visitante de una manera completa.

Uno de los mayores encantos de este lugar, es la posibilidad de deleitar los oídos del viajero con pequeños conciertos sobre obras de Chopin.

 

Ermita de la santísima trinidad

Esta ermita se encuentra escondida en el frondoso bosque de Miramar, en plena sierra de Tramontana. Se encuentra sobre una zona elevada, permitiendo al viajero visualizar unas vistas perfectas del entorno, así como respirar el aire puro de sus alrededores.

 

Museo de Chopin y Sand

Un lugar de obligatoria visita para aquellos amantes de la música clásica, es el museo de Frederic Chopin y George Sand. Esta localidad fue residencia de ambos artistas, los cuales se alojaron en el monasterio de la cartuja, donde compusieron algunas de sus obras inspirados en las vistas y naturaleza que les rodeaba.

Dentro del museo es posible encontrar un estupendo piano de Chopin, en perfecto estado de conservación, así como numerosos objetos que pertenecieron al artista.

 

Mirador de San Puntes

Es uno de los miradores más bonitos de la isla de Mallorca. Este emplazamiento puede ser visitado a pie, mediante una ruta de senderismo que parte desde Valdemossa hasta Pla des Pouet.

A través de la ruta que permite encontrar el mirador, se puede observar todos los encantos que ofrece la zona en cuanto a flora y fauna.

Valora este contenido