Pensar en Mallorca no es sólo pensar en playa. Tampoco hablar de la isla más grande del archipiélago balear, la segunda más poblada de España, es sólo un idilio extranjero de sol, fiesta y comida. Mallorca tiene mucho que ofrecer como isla. Se pueden realizar muchas actividades en Mallorca ya que está formada por la Sierra de Tramuntana, con impresionantes acantilados y calas de ensueño, la sierra de Levante y otros montes menores que la convierten en todo un paraíso natural .

Más allá de “sol y playa”, ofrece un espacio natural singular en el que hacer senderismo en Mallorca se convierte en una demanda más a la hora de visitarla. Una oferta que combina a la perfección con el viaje al uso a la costa, y que la ensalza aún más como potencia turística. Recorrerla con bastones y botas es una de las experiencias que está cogiendo impulso en la actualidad. Su interior, plagado de parajes boscosos tan bien conservados y posibles de recorrer durante todo el año, contrasta con lo que con más asiduidad se vende de la isla.

Senderos y caminos, lo más escondido de Mallorca

Mallorca cuenta con todo para ser un paraje singular. Combinando playa y montaña, su visita encanta al que es más de descanso y sol, o al que le gusta la actividad y la montaña, la parte más escondida de todo visitante. Una extensa red de senderos y caminos inimaginables que se remontan a la época árabe, medieval y otra más actual. Todos, lugares de fabulosa belleza que inspiraron historias y leyendas; que comienzan en el corazón de la naturaleza y que acaban en los lugares más inaccesibles de la costa, esas atalayas costeras del siglo XVI que se construyeron para defenderse de los piratas.

Bajo las inmensidades de la Sierra de Tramuntana

La mayor parte de todos sus caminos discurren por la Sierra de Tramuntana, el espacio natural más emblemático de la isla. El corazón de las rutas de senderismo en Mallorca, que atraviesan riscos, acantilados y torrentes, y rodean montañas que se elevan desde pocos metros hasta los 1.436. Caminos empedrados y senderos de cabras en los que se descubre el encanto etnológico y natural de la otra parte de Mallorca. Un hito que se debe a los propietarios rurales, que han hecho posible la conservación de este importante patrimonio paisajístico español.

5 rutas de senderismo en Mallorca que no te puedes perder

Desde caminos de piedra en seco a rutas patrimoniales urbanas e itinerarios familiares, son varias y muy diversas las rutas de senderismo en Mallorca. A continuación en Castell Son Claret te proponemos 5 singulares que no te puedes perder:

Ruta urbana por Esporles, pensada para disfrutar

Esta ruta urbana de 3,5 kilómetros de distancia recorre los escondites más emblemáticos e impresionantes de uno de los pueblos típicos de la Serra de Tramuntana, Esporles. En tan sólo 1 hora se puede contemplar la arquitectura de montaña propia de la zona, así como detalles constructivos mallorquines y edificios como la iglesia parroquial de San Pedro y la Casa des Poble. Todo ello con un grado bajo de dificultad, sin sobrepasar la altitud de 191 metros y un desnivel de 102.

Camí des Correu, del interior a la costa

Camino de la Ruta de Piedra en Seco, un camino real que, en castellano, significa “Camino del correo”. Data su uso en épocas medievales, ya que en su momento era la única vía de comunicación entre Esporles y Banyalbufar. Un camino fácil, de dificultad baja y con una distancia de 8,230 kilómetros a través de los bosques de encina y las maravillosas vistas de a la costa de la Sierra de Tramuntana. 2 horas y 15 minutos aproximadamente, con una altitud de 454 m y un desnivel de 700mts.

Can Picafort – Son Real, en bicicleta

En la costa, junto a una playa virgen mallorquina y con vistas a una antigua necrópolis que data del siglo VII a.C. Sin duda, Can Picafort-Son Real es una de las rutas de senderismo en Mallorca que no te debes perder. Parte de la costa, transcurre por el bosque y acaba en Son Real, con sus casas convertidas en museo. Este recorrido, además, puede hacerse en bicicleta. Su distancia total es de 8,560 km, y la duración estimada del recorrido en torno a las 2 horas y 15 minutos. Su altitud máxima es de 35 m y su desnivel de 50.

Camí de Sárxiduc, desde la cumbre

Una de las cumbres más visitadas es Puig des Teix. Para llegar a ella un camino que no puedes dejar de recorrer es el de Camí de SÀrxiduc, ruta circular construida a finales del siglo XIX bajo el encargo del Archiduque Luis Salvador, miembro de la familia imperial austríaca y que pasaba largas temporadas en esta zona de Mallorca. Su dificultad es media, la distancia total es de 14,470 kilómetros (alrededor de 4 horas y 30 minutos).

Cap des Pinar y su atractivo

El Cap des Pinar es el más atractivo de los cabos del norte de la isla (que son Formentor, Ferrutx y Pinar) para hacer senderismo. En sus inmediaciones, por donde discurre el camino, hay bosques frondosos, riscos, cuevas milenarias, calas impresionantes y antiguas atalayas defensivas. Está construido también como un itinerario circular, su dificultad es media, con un altitud máxima de 444 metros y un desnivel de 700. La duración total estimada es de cinco horas.

5 (100%) 3 votes