La belleza de la campiña mallorquina se refleja en los jardines amorosamente diseñados que rodean Castell Son Claret.

Lo que se ha creado en los extensos terrenos de la finca es un pequeño paraíso, que sumerge a los huéspedes en la historia de este mágico lugar.

Los dos olivos centenarios, apodados Él y Ella, son testigos de un pasado turbulento y están situados uno al lado del otro, como una pareja de ancianos. Árboles típicos de la isla como el almendro, el olivos y el naranjo, y plantas como la bergamota, el vetiver, el jazmín, el cilantro y las rosas, se unen para crear un aroma muy especial que impregna toda la finca y activa los sentidos. El jardín morisco posee bellísimos rincones donde sentarse, disfrutar y hasta soñar despiertos. El aroma característico del jardín está disponible en nuestra fragancia ‘Jardí de Claret’ elaborado en colaboración con Gaia Products.

 Les dejamos un precioso vídeo para que puedan ver el Castell de Son Claret en todo su esplendor:

 

 

Book best price